Calendario

Agosto. 2016
LunMarMierJueVierSabDom
 << < > >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Anuncio

¿Quién está en línea?

Miembro: 0
Visitante: 1

rss Sindicación

Jul012014

Arribes del Duero

“Si yo fuera Dios y tú me pidieras mi vida, escucha amig@, q sin dudar ni un momento yo te la daría”

De nuevo la rutina ha vuelto al Inframundo, todo ha vuelto a lo que era, pero aun no me atrevía a ir a ver a mi flor. Ella tenía ciertas dotes de premonición y sabía q había bajado, q había vuelto a caer en los cierres de la primera puerta. Para poder ir hacia ella tenía q conseguir algo del agua de la Laguna del Olvido. Tenía q llevarle algo q le alegrara, pues sabía q mi presencia solamente no lo conseguiría, no esta vez.

Y mis pasos trataron de encaminarse hacia ella, hacia aquella Laguna q tanto necesitaba. Necesitaba sumergirme en sus aguas por unos minutos y olvidar todo, dejar sólo en mi mente momentos no vividos, q no hagan recuerdos sino simples ilusiones. Q sean vividos como a mi más me gustasen. Pero no hallaba el camino. Estaba perdido en los recovecos de mi propio mundo, alguien lo había tapado. ¿O eran mis propios pies q no querían encaminarse hacia allí? ¿Ellos tb querían castigarme por el error q cometí?

Una y otra vez traté de encontrar el camino, y me fue inútil el intento. Mis pasos se hacían pesados, me costaba caminar. Nada servía para encontrarlos y con ello, iba retrasando la visita a mi flor. No me sentía con fuerzas de ir con las manos vacías y el mal relato que tenía q hacerle.

Así q dejé pasar el tiempo, sólo sentándome en la piedra dura, sólo dejando pasar el tiempo, q transcurriera lenta y pausadamente como siempre lo hace aquí. El estar ahí, sin moverme, sólo dejando transcurrir el transcurrido tiempo, hizo q volviera a sentir necesidad de ver a mi flor. La echaba en falta, necesitaba notar sus dulces pétalos y q me acariciaran el rostro. Nuevamente seguí el camino, q creía tan aprendido, pero no lograba nada. De vuelta por mis pasos, vislumbre un brillo extraño en la ventana q daba al exterior.

Me acerqué a ella, pues quería ver q Arribes del Duero lo q provocaba tal resplandor. Y mi sorpresa fue mayúscula. Había alguien, una persona del Supramundo estaba observando a este triste dios. Era un chico, bello e interesante. Una persona q veía el mundo desde su punto de vista, desde otro punto de vista distinto al mío. Una bella persona, por la sonrisa q dejaba q yo viera y q me regalaba alegremente. Sus sonrisas y sus saludos me impulsaron a no perder la búsqueda del camino a mi Laguna. Pero, la luz ¿de dónde provenía ese resplandor? Esa luminiscencia venía de una bella nube q se dejaba ver desde aquí abajo. Allí arriba resplandecía bella, hermosa, con todo su esplendor. Era una visión digna de relatar y parecía q quisiese saludarme, decirme algo. Incluso parecía q quisiera sacarme de aquí abajo. Agradecía sinceramente su impulso de ayudarme y no pude por menos q llorar de alegría por ver q todavía hay cosas q me hacen sonreír, todavía ciertos detalles provocan sentimientos en esta roca dura y congelada q hace de bomba de sangre, enlace.

Y esto me impulsó, más firmemente, a encontrar mis pasos para así poder olvidar e ir a ver a mi bella flor. Ya no podía posponerlo más, necesitaba verla. Y gracias a los impulsos del hombre q veía mi mundo desde Arribes del Duero punto de vista y de la bella nube, por fin logré encontrar mis pasos perdidos.

Admin · 60 vistas · Escribir un comentario
Jul012014

Crear una tienda online

Duele, la vida como un puñal hay veces q duele. Y nada tiene q ver con tu boca, q hecha para besar hay veces q muerde; q anuncia cordura y a veces se vuelve loca. Y duele pq la piel no es materia inerte, y duele pq el querer es dolerse a veces. Tiembla, la vida como con miedo hay veces q tiembla. Y nada tiene q ver con el aire q mueve tu ropa en noches de luna escueta. Q aprieta, suelta y evoca y me enloquece; y tiembla por los latidos q tu provocas; y tb pq el querer es temblar a Piscinas hinchables, fuente.

Y cada uno en su camino va cantando, espantando sus penas, y cada cual en su destino va llenando de soles sus penas. Y yo aquí sigo en mi trinchera, corazón, tirando piedras, contra la última frontera, la q separa el mar del cielo del color de tus maneras, la q me lleva a la guerra, a ser semilla en la Tierra. Y no me pidas tanto corazón q tengo poco aire en el pulmón, lo q tengo es un castillo en el cielo. Si viene la guadaña a mi rincón, enjuágame la frente en tu sudor, y le das un beso a todos si me muero. Ríe, la vida como un volcán hay veces q ríe. Y nada tiene q ver con el tiempo, se ríe pq para ella somos tan leves como el humo azul q del pudor se desprende. Y ríe pq tu llanto se lo merece y tb pq el querer es reírse a veces.

Vive, la vida por compasión hay veces q vive y nada tiene q ver con la Muerte. Y cuando llegue ese instante déjame verte, q no hay mayor libertad q tenerte enfrente. Y q nadie sea absuelto por no quererse; y vive pq el querer es vivir con creces. Y si todo es semilla, no me dolerá la astilla q está sangrando en mi costado, y no me digas nada, déjame en mi ventana con los pies del otro lado, mientras yo me fumo mi mañana. Y es q la vida duele. No sabemos cuanto duele hasta q no nos paramos a pensar q la estamos viviendo. Q todo lo q nos sucede es nuestro y, por fortuna o por Piscinas hinchables, nunca lo volveremos a repetir.

Todo en esta vida es dejar hacer. Vivir, sentir, doler, temblar y reír. Todo esto es lo q hacemos en esta vida. Pq, entonces, nos empeñamos en recordar sólo los momentos de dolor? Pq la vida duele más q otras cosas? A veces, cuando divago por el oscuro inframundo, pienso en los fantasmas q lo habitan. Q han sido partes de la vida, q han tenido su momento de vida. Pero esos fantasmas ya no son, sólo están. Y esos son los q nunca se van. Y a veces los observo y veo q son fantasmas q en su momento rieron o lloraron, q fueron algo. Pero, pq verlos duele? Si solo fueron en un debido instante, pq no marchan ya al reino de los cielos o donde quiera q vayan los fantasmas? Fácil, pq son fantasmas de cosas malas, q han de estar conmigo, aquí rodeándome, pues yo no soy buena compañía y ellos saben con quien juntarse. No estarás en soledad  han de estar conmigo, aquí rodeándome, pues yo no soy buena compañía y ellos saben con quien juntarse. No estarás en soledad nunca, parecen decir, pues nosotros sabemos q la vida duele y la tuya, al ser eterna, dolerá más q ninguna, pues nosotros te http://www.xenonfactory.es. 

Queridos fantasmas del pasado, lo conseguís, pues duele, la vida como un puñal hay veces q duele. Y hiere, la vida como un fulgor, hay veces q hiere (y me pregunto, cuándo es cuando no duele ni hiere? Me gustaría encontrar esos momentos). Y es q no importa el lugar donde empiezas tu vida, sino hacia donde decides ir. Y yo ya no sé hacia donde camino, y no me decido hacía donde ir, por eso no importa tanto mi vida. Por eso soy el dios de l Muerte, por eso cuido de almas q sí tuvieron vida, para usurpar sus momentos de felicidad, para tener algo ajeno como propio, pues la felicidad me rozado dos veces de forma imposible y ya no sé si olvidar de una vez o intentarlo de nuevo.


Admin · 36 vistas · Escribir un comentario
Jul012014

Piscinas hinchables

En bellos marcos plateados, dorados, cuajados de piedras preciosas; se hallan los momentos vividos. Son como instantáneas de momentos q no puedo dejar pasar. De momentos q siempre tendrán q estar ahí colgados, pues mi memoria ya sólo recuerda los siglos vividos en el Inframundo.
Y hoy, parece ser q este gran museo del Recuerdo inauguraba un nuevo cuadro. Se llamaba “Prohibido llorar” y era el título más apropiado. Pues ante esa imagen, hasta los fantasmas enmudecieron.

Ante sus ojos se mostraba otra cara del dios de la Muerte. La Piscinas hinchables q ellos, nunca jamás ya conocerán. La sonrisa q iluminó un día su cara era algo inexplicable y fuera de lugar en la cara q ahora mostraba. No era Thanatos quien figuraba en ese gran retrato del ayer. Sólo era el momento de la Felicidad. El cuadro más difícil de pintar y el más caro de conseguir. Pero ahora ya lo habían conseguido, click aqui. Una vez colgado en el museo del Recuerdo, ya no saldría de allí. Luego, el momento de la Felicidad, iba a quedar colgado en un marco de Plata rodeado de brillantes zafiros. Preciosa cárcel después de todo.

Han quedado mudos, por un Piscinas hinchables, los Fantasmas. Pasan junto a mí y observan como si quisieran ver en mi interior, en mi rostro, en mis ojos, si alguna vez pude tener esa sonrisa. Es como si yo tratase de ver, en algún lugar de sus almas flotantes, el cuerpo q una vez los contuvo. 
No es posible, lo q no existe no se puede contar. Y, en mi caso y en el suyo, hay cosas q ya no existen, cosas q ya no veremos.

Ahora q el museo ha inaugurado ese nuevo cuadro iré a verlo. Aunq espero q no haya nadie q lo vigile, nadie q haga cumplir el nombre del cuadro. Pues si está Prohibido llorar, creo q no podré verlo más de una vez cada 100 años, tiempo suficiente, para q las lágrimas se hayan secado y no llore frente a él como un bebé.

Es difícil no llorar ante el museo del Recuerdo. Sus guardianes, tras siglos de vigilia en la puerta, han decidido no volver a entrar en él salvo en caso de emergencia, sin mirar sus largos corredores, donde a diestra y siniestra tb hay cuadros con sus Recuerdos. Con marcos q contienen sus cuerpos, sus sonrisas, sus vidas.

Ahora es el momento de sacar la entrada, de nuevo he vuelto a ver ese cuadro. Será la última vez q lo vea por este año, aun lo creo en mi interior, aunq nunca sé si será la verdad. Y, aun sabiendo q lloraré, pago el alto precio de la entrada. No es mucho para los Fantasmas, pero para mí el precio es elevado. Me mira seriamente el vendedor de entradas; lo sé. Ahí tiene el precio: mis dos últimas lágrimas y mi último suspiro. No es caro después de todo no?




Admin · 93 vistas · Escribir un comentario
Jun212014

Noticias Atizapan de Zaragoza

Ayer sentí una sensación extraña. Después de estar casi todo el día “haciendo la calle” en organismos oficiales, bancos, empresas y otros sitios de mal vivir, me cansé. No me ocurrió esencialmente nada. Simplemente, como un coche que se queda sin gasolina, sin previo aviso, me quedé quieto, parado, stopped o como queráis llamarlo.

No había ningún motivo aparente, ningún acontecimiento que lo causara de forma directa, ni odios viscerales, ni agobios de trabajo, ni situaciones estresantes, ni nada que se les parezca. Pero llegué a media tarde a la oficina, encendí el ordenata … y me quedé sentado, mirando al Outlook mientras su traidora pantalla llena de colorines y banderitas me hacía guiños sonrientes.

Años atrás, me habría dejado llevar por la angustia, y marcharía para ahogar esa caída al vacío en un lago de copas sin rumbo. Como empiezo a considerar que ese es tiempo pasado, que he crecido un poco y que ya funciono de otra manera, me lo tomé con calma.

Dije, vale tío, estás como sin fuerzas. Tómate un Kit-Kat. Pero no lo hagas sólo. Conéctate con los amigos y empieza a hacer un poco de zapping por el blog. Y lo hice.

Descubrí (o redescubrí, o recordé) que no solo de escribir post vive el hombre. Que no se puede estar todo el tiempo pretendiendo ser el ojo central del Universo. Que al resto del personal también le ocurren cosas, que se dignan compartirlas con los demás, que las escriben de puta madre … y que hay que saber leer aparte de escribir.

Mmmm, y había una buena cosecha de opiniones, de vivencias y de bellas historias. Disfruté como un enano (as a little man with a high red gorro, Maribel), leyendo, contestando con comentarios pretendidamente ingeniosos, diciéndole a todos los colegas con mi presencia en sus bitácoras que ellos también son protagonistas en mi vida, que son importantes para mí, que es un lujazo y un placer leerlos y saber de sus alegrías y de sus desdichas. Y me lo pasé muy bien, aqui

Admin · 46 vistas · Escribir un comentario
Jun212014

Uñas de gel online

Tras mi ralentización "voluntaria" del posteo bloggero, debida en buena medida al intenso chaparrón de trabajo que me ha caído estos días y que me ha hecho replantearme la forma de llevar esta wappa actividad, pensaba que mi vuelta al mundo del blog sería gloriosa, exuberante, llena de inspiración y de renovadas fuerzas.

Haría, estaba claro, un "artículo" pleno de inteligencia y sagacidad, con gracia a raudales, excelente manejo del vocabulario y propenso a epatar al vecino, para que se viese nítidamente quién llevaba los galones aquí. Y por supuesto la cagué.

Esta historia comienza el pasado día 19 por la mañana. Recibí un angustiado telefonazo de mi chica desde Murcia, pidiéndome si podía hacerme cargo de su padre, que lo trasladaban de urgencia a un hospital en Cartagena, porque todos los indicadores de su escasa salud estaban bajo mínimos y tenían que transfundirle entre 4 y 6 bolsas de sangre, además de sondarlo y hacerle mil análisis y perrerías.

Pensé comentarle no sé qué acerca de cómo habrían adivinado en las altas esferas el día que era hoy, que mañana finalizaba un plazo de presentación de impuestos y que tenía trabajo para regalar a toda la Unión Europea y lo que no me sobraba precisamente era tiempo para irme de juerga. No lo hice porque, a pesar de ser todo cierto, resultaba de una grosería innecesaria y por un súbito atisbo de prudencia.

Dicho esto, es evidente que me acerqué al hospital en cuestión y me ocupé de la recepción del enfermo y de los primeros trámites, mientras esperaba la llegada de Pilar para empezar a comernos el marrón que sabíamos se avecinaba.

Ella se quedó con su padre toda la tarde, con los nervios aposentándose en su cuerpo y tragando sapos y culebras porque -ah, ¿es que no os lo había dicho?- él es el peor paciente de España y parte del extranjero. Os lo Decoracion de uñas de gel

Admin · 43 vistas · Escribir un comentario

1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Página siguiente